sábado, 26 de dezembro de 2009

malena



las copas de celos, las he bebido una a una con el orgullo herido por tus miradas torpes.

pobres hambrientos, los dos que no supimos vivir juntos,

ni bailar el mismo tango.

besabas despacio mi cuello mientras el Lago escribía con la línea del viento frío

lo que no deseábamos leer en nuestra historia.



ahora,

pasado un año,

no dibujo mi cuerpo en tus lentes y no me escuchas cantando lamentos.

vuelvo al sur como se vuelve siempre al amor, mi amor.

pero no volveré a vos,

porque el movimiento nutre el mundo y el mundo me nutre a mí.






(entonces le hecha una tierna mirada, le besa la mejilla derecha y sigue por la acera hacia la plaza, en la madrugada poblada solamente por gendarmes, nadie más)




VOZ EN OFF:

Malena cantaba el tango con voz quebrada y en cada verso, dícen, ponía su corazón. Imposible el recto de fotografiar en larga exposición el tono triste que salía de su boca sin tocarla.
El tango siempre se pierde en desencuentros, ya deberías haberte acostumbrado, señor director!

3 comentários:

Anônimo disse...

nunca

Katyussa Veiga disse...

lo siento

Anônimo disse...

yo lo siento tambien,lo entiendo y respeto, pero no lo acepto